La incorporación de familiares en giras presidenciales no es nada nuevo

A fines de abril, los hijos de Sebastián Piñera acompañaron a su padre a China y Corea del Sur.

Todos los mandatarios han incluido parientes en sus giras, pero solo en este gobierno se reparó en ello y la oposición no vio con buenos ojos que los dos hijos del presidente Piñera, en el marco del viaje presidencial a China, participaran de reunión tecnológica y escucharan los detalles relacionados con la materia.

A continuación, la historia de familiares de mandatarios chilenos que han viajado en giras presidenciales:

La hija menor, Catalina, del presidente Eduardo Frei acompañó a su padre en los años 1994 y 1998, a Estados Unidos y a Sudáfrica y Malasia respectivamente, en el 2000, ambos se trasladaron a Italia y también al Vaticano.

También en 1995, el presidente Frei invitó a su hija Verónica, junto a su esposo Hernán Robinson, a un viaje por 7 países de Europa.

Ricardo Lagos no habría viajado con sus hijas en sus giras presidenciales, pero sí ha sido acompañado por sus nietas en una gira por Estados Unidos, su viaje fue a la Universidad de Duke, de Carolina del Norte.

También invitó a su nana en un viaje oficial a bordo del avión presidencia, desde India, pasando por Egipto y terminando en Alemania.

El mandatario dijo en esa oportunidad que ella merecía acompañarlos y su viaje en particular, no incurría en gastos para el Estado.

Michelle Bachelet, también salió en algunos viajes en la compañía de sus hijos.

La mandataria viajó a China en visita oficial en el 2008 y en esa ocasión estuvo acompañada de su hija Francisca, en esa oportunidad hubo críticas por el financiamiento de ese viaje. Consultado el vocero de Gobierno de ese período, Francisco Vidal, sobre quién financió el viaje, este contestó: “el Estado de Chile, normalmente, en las experiencias anteriores, los presidentes viajaban con sus señoras”.

Ante esa respuesta, la prensa le hizo ver al vocero: “la señora (de un presidente) es primera dama, pero ahora ¿qué papel tiene ella?”, a lo que el vocero respondió: “Es hija, ¿le parece poco? Definamos la palabra: quién decide esto y corta el queque es la presidenta de la República. Yo le respondo con la mejor buena voluntad, pero hay un límite. Punto, sin discusión, no va a estar preguntando quién la acompaña ¿De a dónde la han visto?”.

Ese mismo año la presidenta Bachelet viajó a Italia para reunirse con el Papa Benedicto XVI, y lo hizo acompañada de su hija Sofía Henríquez, quién la acompañó a la reunión con el Papa.

En octubre de 2015, Sofía acompañó a Michelle Bachelet a una visita a Rapa Nui, pero no acompañó a su madre a todas las actividades en la isla.

Sebastián Piñera cuando estaba en el Gobierno el 2011, viajó a Italia, Israel, Jordania y España, en compañía de su hijo Cristóbal, quién lo acompañó a varias actividades oficiales en esa oportunidad.

Posteriormente en el 2013, los dos hijos del presidente junto a sus respectivas esposas visitaron a su padre de gira en Estados Unidos, pudiendo alojarse en la residencia del embajador de aquella época el señor Felipe Bulnes.

No participaron de reuniones oficiales, pero sí estuvieron presentes en recepciones desarrolladas en la casa.

En el 2018, el mandatario viajó a Jamaica, Costa Rica y Estados Unidos, con su hija Magdalena.

En esa oportunidad el presidente tuvo reuniones con los principales ejecutivos de varias empresas tecnológicas.

En marzo de este año 2019, el presidente viajó a Cúcuta, Colombia acompañado de Magdalena.

Y en abril de este año, se realizo la gira a China y Corea del Sur, donde el mandatario fue acompañado de sus hijos Sebastián y Cristóbal, produciéndose la polémica.

Ante los cuestionamientos, Cristóbal señaló que a China fue a acompañar a sus padres “cubriendo todos mis gastos y sin costo para el Estado, y solo participé como oyente en reuniones no oficiales y sin ningún interés comercial, el resto es parte de la pequeñez de la guerrilla política”, refiriéndose a gastos de hotelería, alimentación, traslados.


La Fuerza Aérea aclaró que ellos no cobran por viajes solicitados por Presidencia.

Posteriormente, en una carta al El Mercurio, Cristóbal Piñera Morel pidió disculpas por la participación de él y su hermano en el viaje en cuestión: “Si bien todos los últimos presidentes de la República han sido acompañados por sus hijos en visitas al exterior, efectivamente el país y la sociedad han cambiado y los estándares son distintos. No supimos dimensionarlo, pido disculpas por ello. El país sabe que junto a mis hermanos adoptamos medidas mucho más exigentes que las que establece la ley para los parientes de autoridades respecto de la administración de sus activos. Informamos de ello en su oportunidad a la opinión pública y nadie de buena fe puede desconocerlo. A partir de ese viaje han surgido también otras críticas. Ellas buscan dar la impresión de que yo habría intentado obtener alguna ventaja por ser hijo del presidente. Debo decir que ello es absolutamente falso y mal intencionado, imagino que motivado por fines políticos”.