Chilena que por accidente sufrió amputación, está en Cancún sin poder regresar a Chile

Por el matrimonio de sus dos hijos en Cancún, María Inés Contreras Figueroa de 68 años, viajó con su familia comprendida por sus dos hijos, las novias de sus hijos y sus nietos, el objetivo, sus dos hijos contraerían matrimonio en el balneario mejicano.

En el contexto del viaje y en un tour a Isla Mujeres, María Inés sufrió un accidente, al pisar en falso, se produjo una lesión en una de sus piernas.

Fabián Valderrama, uno de sus hijos, dijo: «Volvía, el barco se movió y mi madre dio un paso en falso, golpeándose la pierna derecha (…) fue un golpe que provocó una pequeña laceración”.

Al principio, no tuvo problemas, pero en pleno matrimonio, el 6 de mayo, María Inés comenzó con complicaciones.

Fabián comenta: «Cuando estábamos en pleno acto de la ceremonia nosotros… cuando la gente se paró para darnos el abrazo mi madre no se levantaba (luego) se levantó, me abrazó y se puso a llorar».

Al contar con seguro por accidente de viaje, fue atendida por un médico, quien le diagnosticó “traumatismo por un esguince”, dado a lo cual la enyesaron, devolviéndola al Hotel.

Pero al día siguiente, los dolores aumentaron por lo cual volvieron al centro primario de salud, donde les recomendaron ir a un hospital con más recursos.

Desgraciadamente el seguro no cubría todos los gastos por lo que tuvieron que comenzar a gastar dinero para ambulancia, días de hospitalización, exámenes, un total de 12,5 millones de pesos que no sirvió de nada porque tampoco el lugar no podía atender su problema, por lo que nuevamente debió ser trasladada a otra parte, Su hijo señala: «El miércoles 8 vinimos al hospital y nos encontramos con nuestra madre muriéndose, tenía dificultad para respirar y la presión por los suelos».

Finalmente, después de reclamos a la dirección del Hospital por mala atención, lograron que su madre se derivara a Cuidados Intensivos, el hospital no contaba con médico cirujano, tuvieron que pagar de sus propios medios para que su madre fuera atendida por un doctor externo, quién diagnosticó una septicemia y un shock séptico, por lo que debían amputarle la pierna sino la infección avanzaría, poniendo en riesgo su vida, por lo que sus hijos autorizaron el procedimiento.

Finalmente, ya no tienen recursos para seguir pagando por el tratamiento que María Inés requieren por lo que necesitan volver a Chile y continuar con la recuperación de su madre.

En estos momentos están durmiendo en el suelo del hospital ya que el dinero ya se les acabó.

El joven informó que pidió ayuda al consulado chileno en México, el consulado indicó que no tiene recursos, solo les ofreció contratar un avión ambulancia, que tiene un costo de 80 mil dólares y ese valor lo debe pagar la familia.

En Cancún no hay cónsul chileno por lo que ninguna autoridad de nuestro país está preocupado por la grave situación que está pasando esta familia chilena, por lo que Fabián pide al gobierno chileno que los ayude, proteja y entregue la ayuda necesaria para que puedan traer a su madre que está grave en estos momentos, lo más necesario es el avión ambulancia para trasladar a su madre a Chile.