Imputados Johanna Hernández y Francisco Silva, se inculpan mutuamente por asesinato de profesor Nibaldo.

Según información de la Fiscalía, y durante la formalización de Johanna Hernández y Francisco Silva, en el 2018, el fiscal José Miguel Subiabre narró de qué modo los sospechosos habrían asesinado y mutilado el cuerpo del profesor, en Villa Alemana.

“Hernández y Villagra se estaban divorciando, pero la víctima ‘aún tenía la esperanza de volver con ella’, dijo Leandro, uno de sus ocho hermanos.

El 10 de agosto, la expareja había acordado reunirse en la casa de él, en la población Wilson. Villagra dejó a su hija de siete años con su papá, en Viña del Mar, y partió al encuentro. Dijo que iba a verse con unos amigos. Lo hizo así para que su familia no le reprochara este encuentro con Johanna.

La noche de esa jornada, Hernández esperó a su exmarido acompañado de Silva, su actual pareja, y entre los dos agredieron al profesor en su casa, asestándole golpes cortopunzantes en la zona torácica, que afectaron su integridad, ocasionándole la muerte.

Acto seguido, procuraron la desaparición del cuerpo, la mujer se fotografió con el cadáver, pero luego eliminó las imágenes del celular. La PDI logró recuperarlas. Un médico cirujano de la policía civil las estudió y declaró: ‘Me impresiona la forma aparente de su muerte’.

Tras el asesinato, la pareja se dispuso a hacer desaparecer el cuerpo. Viajaron en auto hasta Laguna Verde, en Valparaíso. En el trayecto, se detuvieron y sacaron $35 mil pesos con la tarjeta de la víctima. Ella sabía la clave y él usó una chaqueta del profesor para acercarse al cajero automático. Todo quedó registrado por las cámaras de seguridad. Con el dinero cargaron bencina, compraron comida y cigarros.

Ellos continuaron con su vida cotidiana y el martes 14 nuevamente se concertan y analizan que los restos podrían ser hallados. Vuelven, lo terminan de cercenar y se dirigen a un sector cercano para arrojarlos al mar”.

Ayer lunes 22 de abril, declaró Johanna Hernández imputada, ante el Tribunal de Juicio Oral en Lo Penal de Viña del Mar por el homicidio de Nibaldo Villegas.

En esta declaración inculpa a su pareja Francisco Silva de ser el gestor de la idea de asesinar al profesor Villagra, todo esto, después de que ella hubiera perdido la tuición de su hija.

“(Francisco me decía) que ese hueón no debía existir, que en cualquier momento él lo hacía desaparecer”, parte de su declaración.

También declaró la mujer que el día del crimen, Francisco Silva manejó hasta la casa del profesor y antes de llegar a destino, “prende un cigarro y me dice ‘te acuerdas lo que te hiciste cuando te trataste de suicidar (…) exactamente eso le va a pasar a Nibaldo ahora”.

Relata también que ella drogó al profesor, con un polvo molido azul de clonazepam que le entregó Silva y que mientras la víctima dormía, le tomó fotos que le envió al acusado mediante WhatsApp.

Indica la imputada de que ella no participó directamente en el asesinato de Nibaldo, que sólo escuchó una pelea entre la víctima y Francisco, todo esto, en la casa de la víctima, a donde había llegado la inculpada con el pretexto de celebrar el cumpleaños de ella con el profesor.

“Se escuchaban como golpes (…) y escuché que Nibaldo decía ‘¿qué hacís acá hueón enfermo?’. Después de eso bajó Francisco todo ensangrentado, en una mano tenía el cuchillo (…) y le digo ‘¿qué hiciste hueón?’ y me dice ‘este conchasumadre despertó así que le corté el cogote. Quedé en estado de shock “, relató la inculpada.

También narró en la audiencia, que ella había firmado un contrato de “sumisa”, con Francisco, a lo cual ella debía obedecer en todo a su pareja.

Hoy martes 23 declaró Francisco Silva, quien inculpa a la mujer de ser la autora de la idea de asesinar a Nibaldo, y esta idea comenzó cuando Johanna perdió la tuición de su hija, el indica que la mujer le pidió contratar sicarios para asesinar a Nibaldo.

Silva narró: “Yo le decía que sí, que sí, que sí, pero la verdad es que nunca le tomé el peso o nunca le creí”.

“Me insistió varias veces, le decía que estaba buscando, pero no encuentro, relájate, veámoslo por otro lado (…) Por supuesto nunca busqué”.

En relación con lo ocurrido con la muerte de Nibaldo, el hombre relata que la mujer le pidió acercarse a la casa de Nibaldo, con el objeto de conversar, los tres, sobre la tuición de la hija en común entre Nibaldo y Johanna.

El hombre indica que cuando llegó a la casa, la mujer lo hizo esperar en el primer piso, donde tuvieron el siguiente diálogo:

“Chanchito, ¿te acordai de los clonazepam?”.

“Sí”, le dije yo.

“Me dice, ‘te tengo que contar algo’.

“Ya -le digo yo- ¿qué sería eso?”.

“Cité a Nibaldo por mi cumpleaños, como una cena romántica. Le di el clonazepam y cuando estaba inconsciente le corté los brazos”.

Francisco Silva indica que cuando él subió al segundo piso, Johanna ya le había cortado las extremidades superiores a la altura se los codos, y que sólo desde ese momento, el ayudó en el descuartizamiento.

También indicó que la mujer le pidió que se inculpara, que ella lo iba a estar esperando afuera y que tendría todo listo para tener una familia feliz, con los niños de ella.

Silva negó el contrato de sumisión que ayer Johanna Hernández dijo que él le había forzado firmar, aquel que determinaba que él definía con quién hablaba, qué comía o cómo se vestía.

Lee también: Postergan juicio de acusados por muerte de profesor de Villa Alemana