Diáconos oficiales exigen la “Renuncia indeclinable” de su cargo a obispo Eduardo Durán

Esto, a pocas horas de que el Obispo Eduardo Durán descartara su renuncia ante un punto de prensa, en el que leyó un comunicado indicando: «quien me nombró acá como obispo a cargo de la congregación no fueron los hombres, sino que fue Dios todopoderoso», y es por eso, que no renunciará al cargo de pastor gobernante de la Catedral Evangélica de Chile.

También, llamó a todos los “hermanos y hermanas cristianos de verdad en el Señor, que las puertas de la Catedral Evangélica estarán abiertas para todos aquellos que, independiente del circuito al que permanezcan, obedezcan la voz de su pastor”.

Mediante una declaración pública, los nueve oficiales diáconos de la iglesia, manifestaron que el actuar de Durán «ha traído desprestigio y rechazamos categóricamente las acciones que ha hecho». 

Lee también: Hoy exigirán renuncia de obispo evangélico Eduardo Durán, en protesta anunciada para las 17:00 horas

«El actuar del pastor Eduardo Durán Castro está alejado de los valores y principios que un pastor debe tener según las sagradas escrituras, el pasto incurrió en faltas al utilizar los diezmos y ofrendas del señor para mantener una vida de lujos personales, sin ninguna consideración hacia una hermandad humilde y sencilla. Su actuar ha provocado un grave desprestigio en nuestra amada Iglesia Jotabeche y de todo el pueblo evangélico de Chile. Sus palabras han provocado un daño y desprestigio también a la persona de nuestra querida pastora Raquel Salinas», (su esposa legalmente).

El oficial diácono Pedro Chacón quien leyó la declaración, aseguró que «Dios en forma milagrosa turbó su mente y con sus propias palabras confesó ante toda la opinión pública el actuar irregular de su vida personal, quedando reo de sus propias palabras, permitiendo que se abriera la puerta para que hombres valientes pudieran alzar la voz y esta voz hiciera eco en todo el pueblo de Jotabeche».

«Por lo tanto, exigimos al pastor Eduardo Durán Castro la renuncia indeclinable a su alto cargo en la administración total de la Catedral Evangélica de Chile y todo su circuito”. Pidiendo disculpas públicas y explicando a su vez que se inició un proceso de destitución.

Los diáconos indicaron que, si bien el pastor aún está a la cabeza de la Iglesia Metodista Pentecostal, ellos no dejarán que ejerza el cargo.

«Hay dos procedimientos, una es la renuncia, respecto de no cumplir con los requisitos de un obispo y lo otro ya es una causal de destitución que requiere de dos tercios de la junta de oficiales, lo cual con ese porcentaje se procede a su destitución», dijeron.