Aumentan las tensiones políticas en la Araucanía, Luis Mayol descarta su renuncia como Intendente y crecen las dudas del manejo de antecedentes sobre muerte de Catrillanca

El Intendente de la Araucanía, Luis Mayol, descarta por completo su renuncia solicitada por la oposición, indicando que esta solicitud es un aprovechamiento político de baja monta. Señalando además que la única persona que puede solicitar su renuncia es el Presidente de la República.

«Quienes lo están solicitando no sé qué es lo que pretenden, porque han visto precisamente lo que ha hecho este Gobierno, el Gobierno del Presidente (Sebastián) Piñera ha actuado de forma rápida, en forma bastante certera de acuerdo a lo que pretende la opinión pública cómo se lleven a cabo este tipo de hechos. La muerte de Catrillanca, ha sido un hecho lamentable, nosotros compartimos el dolor de la familia de la víctima, pero las instituciones tienen que funcionar» aseveró a los medios el Intendente de la Araucanía.

Las autoridades regionales, policiales y gubernamentales, están siendo fuertemente cuestionadas debido a los últimos antecedentes que se han dado a conocer, tal como es el hecho que Luis Mayol indicó que Camilo Catrillanca mantenía antecedentes por receptación de vehículos robados, dándose a conocer posteriormente un certificado del registro civil en donde el nieto del Lonco no presentaba antecedentes.

Además, su cuestionamiento ante la opinión pública fue en aumento debido a que el Director Generar Hermes Soto había declarado que los uniformados que participaron del operativo no llevaban cámaras por lo que no había registro del procedimiento. El día de ayer en una conferencia de prensa, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, confirmó que uno de los carabineros que participó en la muerte de Camilo Catrillanca sí portaba una cámara para registrar el procedimiento, pero que esta fue escondida y su tarjeta de memoria fue destruída por el uniformado, por lo que dicho registro ya no existe.

Este hecho fue condenado por el Ministro del Interior calificándolo como «Inaceptable» señalando que no tolerarán “ninguna acción que signifique trasgredir la ley, transgredir las normas institucionales, transgredir los protocolos de acción de Carabineros”.

Los cuatro uniformados pertenecientes al GOPE, involucrados en este hecho, fueron dados de baja por obstruir información relevante para el proceso judicial.